miércoles, 22 de septiembre de 2010

EDUCACIÓN FÍSICA EN PRIMARIA

El letargo que atraviesa la educación física en educación primaria es sumamente preocupante, esto se debe grandemente al trabajo docente que se ejecuta en este nivel, ya sea por los docentes de aula, por los técnicos deportivos o profesores de educación física que buscan el adiestramiento hacia el gesto motriz.

Frente a este garve problemas les invito a leer el siguiente proyecto creativo.

INTRODUCCIÓN.
En nuestro contexto cultural hablar de Educación Física es hablar de deporte. Nuestra sociedad vive estigmatizada por lo que el legado romano ha dejado y que muchos docentes de educación física se empeñan en mantenerlo vivo o simplemente han pasado a la corriente neodeportista y han reducido su trabajo al simple trabajo de ser entrenadores mediocres porque no estudiaron para eso.

Romper paradigmas abriendo paso a la innovación o actualización de corrientes es duro para el momento de desprofesionalización docente que se vive en nuestro país.



Sin embargo, para un puñado de docentes que sí enfrentan este reto buscan en la educación física estimular la inteligencia corporal kinestésica del niño (a). Dando la oportunidad al niño o niña de aprender mejor cuando realice sus trabajos tocando, moviéndose, procesando información a través de sensaciones corporales, despertando sectores dormidos en la cerebro del hemisferio izquierdo (superior—lógico, analítico, basado en hechos cuantitativos e inferior—organizado, secuencial, planificado y detallado)



El dominio cinestésico debe conducirnos más adelante a controlar nuestros movimientos para la artesanía, baile, juego, lectura, escritura, cantar, silbar, recortar, etc. Asimismo la adquisición de actitudes y valores de cooperación y ayuda.



Propone que la educación física sea un elemento primordial y fundamental para todas las áreas, sobre todo porque las actividades sensoriomotoras contribuyen a un aprendizaje más estimulante, dinámico y significativo.



Las rondas infantiles y los juegos tradicionales nos hacen recordar aquella época de nuestra infancia cuando éramos muy pequeños y nos tomábamos de la mano formando una ronda, girábamos y cantábamos con la alegría que el canto y el juego pueden provocar en un niño.



Una buena maestra parvularia, y aún las que trabajan con niños entre los 6 y 8 años, saben que el juego para el niño es como el trabajo para un adulto. Es la reafirmación de su yo y la puerta que abre el conocimiento del mundo que le rodea, el juego es el puente que le lleva a relacionarse con los otros.



Es lamentable ver a muchas maestras que se jactan de “buenas educadoras” porque atiborran a sus alumnos con conocimientos intelectuales desde temprana edad, porque les apresuran a leer, a sumar y restar desde los cinco años. Es sumamente preocupante ver a los orgullosos padres que consideran a sus hijos más inteligentes porque recitan de memoria los números, las letras, sin embargo, no se dan cuenta de que la intelectualización forzada desde tan temprana edad provoca el mismo efecto que madurar una fruta a la fuerza. Es verdad que un niño puede aprender todo lo que le enseñen desde muy pequeño, pero no olvidemos que cada cosa tiene su tiempo, y que un niño de edad preescolar debe jugar y cantar, actividades suficientes para aprender lo que necesita a esta edad. En el preescolar el niño debe aprender a relacionarse, desarrollar hábitos de aseo, de trabajo, aprender a ser ordenado, a esperar su turno, a compartir, a ser grato con los demás, cosas básicas para toda su vida.

La maestra que juega con sus alumnos fortalece la relación con ellos, los conoce de mejor manera, y tiene a su favor la confianza y el amor de sus alumnos que aceptarán gustosos, después de jugar, trabajar en el interior del aula.



Las rondas infantiles y el juego, no sólo dan alegría, lo cual de por sí es ya suficiente justificativo para que una maestra no deje de realizarlos como parte fundamental en su trabajo cotidiano, sino que fortalecen destrezas, habilidades, valores y actitudes que son muy necesarios para el desarrollo integral de un niño, sobre todo en los primeros siete años de vida. Veamos cuáles son éstos:

EXPRESIÓN CORPORAL:
Las rondas permiten que los niños conozcan su esquema corporal, lo interioricen.


Cuando los niños giran, cruzan, caminan de lado, dan una media vuelta y una vuelta entera, están realizando movimientos que exigen equilibrio, coordinación psicomotriz. Al formar una ronda aprenden a relacionar su cuerpo con el espacio físico, a ubicarse, guardar distancia.

EXPRESIÓN ORAL:
Al cantar, reír y jugar en las rondas el niño expresa de modo espontáneo sus emociones, vivencias, sentimientos e ideas, a la vez que se familiariza con los juegos y rondas tradicionales de su entorno.

EXPRESIÓN MUSICAL:
Otra de las funciones básicas que el niño desarrolla al cantar y mover su cuerpo siguiendo sonidos y ritmos, con pausas y contrastes, es su aptitud rítmica. El ritmo es tan importante en el niño porque le permite ejecutar danzas, juegos, canciones, e incluso expresarse rítmicamente en el lenguaje oral, que luego será escrito. El ritmo estará presente en el aprendizaje de la lecto-escritura, cuando separe sílabas, cuando forme palabras, cuando reconozca las sílabas tónicas.

RELACIONES LÓGICO MATEMÁTICAS:
Por ejemplo, cuando el niño juega a la ronda del “Lobo feroz”, trabaja las relaciones lógico matemáticas cuando le pregunta al lobo (que está lejos) ¿qué estás haciendo lobito?, cuando el lobo sale a comer el niño sabe que el lobo está más cerca, en la loca carrera por huir del lobo el niño toma conciencia de nociones espaciales básicas: cerca-lejos, arriba-abajo, delante-detrás.

Cuando camina de lado haciendo la ronda del “Felipito Felipón”, al cruzar la pierna derecha por encima de la izquierda, al girar hacia la derecha, al girar a la izquierda, está reforzando su noción de lateralidad en relación con su propio cuerpo y con el de los compañeros.

IDENTIDAD, AUTONOMÍA PERSONAL Y DESARROLLO SOCIAL:
En las rondas y juegos tradicionales, al jugar al “Las ollitas”, al “Matantiru Tirulán”, cuando “salva” a sus compañeros de ser llevados por el “diablo con los diez mil cachos”, cuando espera su turno para ser el lobo, el niño está practicando normas de relación y convivencia, aprendiendo a esperar su turno, a compartir sus juegos con todos, a no discriminar, a ser paciente con los más pequeños, con los que no corren tan rápido. Aprende a amar a los demás, porque con ellos ha jugado y reído.

En las rondas y juegos el niño adquiere confianza y seguridad en sí mismo, se va conociendo, acepta sus propios fracasos, aprende a perder, aprende a vivir.

DESARROLLO DEL PROYECTO.
Por lo planteado anteriormente durante su ejecución planteamos las siguientes actividades:
• Antes de iniciar las sesiones de aprendizaje dedicar unos 5 a 10 minutos a realizar activaciones motrices a través de rondas, juegos o canciones.
• Las canciones deben tener relación estrecha con el tema a desarrollar durante el día o área.
• Los juegos deben ser motores orientados a movilizar todas las partes del cuerpo donde se deben incluir activaciones motrices de estiramiento, caminatas, saltos, galopes, marchas, etc.

• Las rondas deben ser mixtas en sentido horario y anti-horario que incluye saltos, laterales, adelante, atrás, arriba, abajo, etc.
• La docente o docente debe participar permanentemente y en todos los grupos por tiempos iguales si se trabaja con grupos.
• Solo se realizará la activación motriz antes de empezar las sesiones de aprendizaje una vez iniciado las sesiones sólo se podrá hacer ejercicios de estiramiento y respiración teniendo en cuenta ritmos y tiempos.
Un proyecto creativo va más allá de lo planteado pero considero que la idea planteadas es suficiente para iniciar a mejorar nuestras estrategias en el aula en bien de los niños y niñas que es la razón de ser de toda I.E. pública o privada.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada